Movilidad en las ciudades: pros, contras y otros dramas


(Ara Rodríguez Talavera) #1

La movilidad en las ciudades está cambiando todos los días. En el caso de Madrid se acaban de estrenar dos nuevos servicios de motos, que se unen a los de coches. Además de las experiencias de Uber y Cabify:

En mi caso, he usado todos menos el de motos porque me dan pánico. En cualquier caso, ¿qué opináis de ellos? Para mi el mayor problema de todos ellos es la poca densidad de vehículos que hay, en la mayor parte de los casos tengo que seguir optando por la vía tradicional porque, qué casualidad, nunca hay ninguno cerca cuando lo necesito. Además de que no deja de ser un pelín caro… Especialmente el caso de los coches que encima hay que lidiar con los atascos infernales del centro de la ciudad y el tema de encontrar aparcamiento.


(Javier Lacort) #2

Un coche compartido en Madrid es un dolor menor, pero quizás sigue siendo un dolor por lo que comentas: atascos, tráfico infernal (ni me quiero imaginar cómo sería en Ciudad de México), masificación…

En una ciudad mediana, más pequeña y menos masificada que Madrid, debe funcionar genial para ir de A a B en pocos minutos sin tener que anclarte a un coche propio, aunque imagino que es más difícil para la empresa sacarle rentabilidad sin el volumen de usuarios de Madrid capital y todas las ciudades-dormitorio que le rodean.


(Ara Rodríguez Talavera) #3

Y el tema de que los que vivimos fuera de la almendra central seguimos con el mismo problema. Al final, por esta zona todos tenemos coche y, aunque no lo puedas llevar al centro, siempre te queda la posibilidad de salir a otras zonas de la ciudad.

No sin mi coche :slight_smile:


(Javier Lacort) #4

Si hay algo peor que los que creen que Madrid es el ombligo de España y del mundo somos los que creemos que Madrid acaba en la M30. :stuck_out_tongue_winking_eye:


(Victoria Pérez ) #5

Puedo hablar de una comparación radical: Canarias - Barcelona - Madrid.

En Canarias NECESITAS coche propio. Es caso contrario puedes perder perfectamente 2h de esperas mas hora y algo de trayecto para ir del punto A al punto B, aunque entre ambos, pongamos… puedan haber 20-30 km y no existan casi colas ni atascos —en coche haces ese mismo trayecto en 15min—. Vamos, una pérdida total de tiempo por el mal hacer del transporte público. Por supuesto, sólo podrías vivir a base de bicis y a pié si vives en el centro mismo de la ciudad y te conformas con lo que tienes cerca y no ves más; porque hay ciudades con núcleos pequeños separados por grandes distancias y además nada planas para pedalearlas unidas a 24º - 25º grados de media.

Sin embargo, traté de conducir mi coche en Barcelona y nada, eso es imposible. En Canarias en comparación sobra parking —no es pago ni en el centro de la capital—, las colas son horribles y compensa mucho más tomar el metro. Además he de decir que no ayudaba ser novata en la ciudad y tener que vivir enganchada al gps para todo. Al final, esos meses me compré una bicicleta que luego vendí y me quedé con el prejuicio de que ciudades grandes así = metro + bici.

En Madrid he contratado a Uber más de una vez, me trataron bien y volvería a hacerlo. El metro también me parece que funciona de rechupete. Ahí no compré bici pero vi muchas. Creo, en conclusión, que en ciudades que llegan al tamaño de esas capitales, y que cuentan con esa infraestructura, el coche privado está casi vetado como una opción y que hay que adaptarse, y cuanto antes, a las otras alternativas.