¿Existe el cielo y el infierno?


(Mariana Rentería) #1

Primero que nada, no es para crear polémica, dado que todas las personas somos libres de creer en lo que queramos y claro es solo punto de vista más.

**Subjetivo es un adjetivo que identifica algo como propio de la manera de pensar o sentir de una persona. A lo que quiero llegar con esto, que todos tenemos puntos diferentes de pensar, y para lo que algunos es “bueno”, para otros es “malo”. Pero estaríamos regresando a la misma pregunta ¿Qué es lo bueno y qué es lo malo?

  • En la iglesia, se toma el cielo como: “paraíso donde las almas buenas son recompensadas para tener una vida eterna junto al dios padre, en ese lugar puro y subliminal” Orellana M. “_El cielo y el infierno” Todo lo contrario del infierno: "un lugar terrorífico dominado por la maldad del diablo (satanás), en ese lugar las almas son enviadas por el purgatorio para cumplir sus penas, son almas castigadas por haber cometido maldades en su vida, y son sentenciadas a vivir eternamente con dolor y sufrimientos bajo las llamas del infierno.
  • A pesar de saber acerca de estos temas referentes a la religión, no se sabe cuál es su origen (del cielo y del infierno) cómo es que fueron creados. Hay personas que han estado al borde de la muerte, debido a un estado en shock, muerte cerebral o el estado de coma, estas personas han afirmado acerca de un contacto con alguno de estos dos (cielo e infierno). Aunque en la medicina se han dado explicaciones a esto, un ejemplo “El estado de coma rara vez dura más de 2 a 4 semanas. El resultado depende de la causa, la severidad y sitio de la lesión. La gente puede salir de un coma con problemas físicos, intelectuales y psicológicos” Medicinaplus (2017). Debido que la persona sufrió problemas, esto puede causar que el cerebro entre en crisis funcional y deja de estar en contacto con la realidad. Esto quiere decir que las voces, luces, imágenes que las personas han proyectado estando en contacto con el “cielo y el infierno” han sido trucos psíquicos causados por el cerebro.
    Para mí, se utiliza el infierno en lo actual, las acciones que estamos haciendo para terminar con el mundo, un claro ejemplo: la guerra de Irak, como las personas han viajado para poder “vivir” mejor en otros países. Y no solo eso, terrorismo, la trata de personas, hoy en día se ven un sin fin de acciones que nosotros hemos causado, estamos acabando con nuestra sociedad, metiéndonos en territorios que ni si quiera son nuestro y que nosotros no adueñamos como si lo fueran. No hay que esperar el ser castigado al final de nuestra muerte, las acciones son inmediatas, miles de personas han muerto, entre ellas personas inocentes, personas las cuales causaron daños. No hay necesidad de causar más violencia, no hay necesidad de vivir un infierno, el problema que creemos en dicho “ojo por ojo, diente por diente”.
    Tampoco esperemos morir para descansar “en paz”, no sabemos si el día de mañana habrá un infierno tal y como lo cuentan las religiones o incluso un cielo, pero de cierta manera, la gente lo ve que tienes que hacer acciones buenas solo para poder “ocupar un lugar en el cielo”.
    Pero en lugar de pensar en una recompensa (cielo), hagamos acciones que favorezcan sin importar en un final. Cambiemos algo, enseñar menos violencia, incluso acciones pequeñas como el no contaminar, que quizás no todos aporten, pero los cambios se dan por más insignificantes que parezcan.
    Dejemos de juzgar todas aquellas creencias que tengan las personas, pero si mantengamos la realidad que hoy en día se vive lo que es el cielo y el infierno, no al final.