El rol de género en la actualidad


(Nelly Ferrel) #1

“Los hombres no lloran”
“Eres el hombre, ¡es tu obligación mantenerla!”
“Siempre espera a que él dé el primer paso. Si lo haces tú, te verás fácil”
"Son tus hijos, mujer. Tú cámbiales el pañal"´

roles%20(1)

¿Cuántas de esas oraciones han pasado a ser cotidianas? Y podríamos citar más. Muchas más.
Y son comunes porque eso nos han enseñado nuestros padres y sus padres a ellos, y así sucesivamente. No obstante, las nuevas generaciones se caracterizan por su rebeldía y la manera en que desafían lo que les ha sido asignado por nacimiento.
El rol es considerado un conjunto de funciones, comportamientos y derechos definidos socialmente, que se espera que una persona ejerza (Sandoval, 2018) . En este caso, el rol de género son aquellas actitudes que la sociedad espera de ti por ser mujer u hombre.
En años anteriores, la idea del hombre siendo el único sustento en el hogar y la mujer la única involucrada en la crianza de los hijos, era aceptada sin más. Y funcionaba, porque no era frecuente que alguien levantase su voz para expresar su desacuerdo. Y, si lo hacía, era mal visto.
Un hombre no podía llorar. ¿Cómo iba a hacerlo, si se supone que el sexo masculino es" fuerte y valiente, y el llanto expone vulnerabilidad"?
Pero es necesario recordar que la sociedad evoluciona. Y las normas sociales se adaptan a las necesidades de los individuos. Ahora sabemos que la fuerza y valentía no son valores propios del hombre o que la fragilidad y el amor no son exclusivos de mujeres.
Este cambio quizá se deba a que se intentan practicar, de manera colectiva, valores como tolerancia, respeto e igualdad. Sin embargo, siguen existiendo grandes retos para la sociedad. En los últimos años, se ha estado manifestando un fenómeno social contrario al machismo: el hembrismo*.
El hembrismo es un neologismo que se utiliza para referirse a una actitud que legitima el menosprecio y los ataques hacia los hombres por el hecho de serlo (Torres, s.f). La búsqueda de equidad significó un claro avance para la sociedad, pero viendo este último fenómeno cabría preguntarse si los pasos que damos no son de cangrejo, uno para adelante y dos para atrás.
Quiero decir que tanto hombres como mujeres pueden asumir las actividades que le hagan crecer como persona, tanto personal como laboralmente siempre y cuando no atenten contra el bienestar y los valores humanos de terceros. No hay necesidad de empoderar a ningún género.
También hay que tener en cuenta que esta visión de roles de género depende de la educación recibida por cada uno de los lectores; habrá personas para quienes funcione, por ejemplo, cumplir el rol de familia estereotipo: mujer ama de casa y padre sustento. Por otro lado, existirán casos donde los papeles sean invertidos o compartidos.
El rol que siga cada uno de los miembros de la comunidad será correcto mientras busque el bienestar individual y, contribuya con esto, al colectivo.

*No confundir con feminismo. El feminismo busca la igualdad entre hombres y mujeres.

Nelly Ferrel, 4°C turno vespertino