El racismos sigue siendo un problema


(Ricardo Abraham Vargas Moreno ) #1

El racismo en la actualidad es un problema que afecta de manera notoria la sana estructura de la convivencia, a pesar de que la sociedad está totalmente consciente de ello, hoy en día, las acciones para erradicar este tipo de conductas han decrecido, considero que poco a poco esta ideología se convierte en parte de la conducta cotidiana. Cabe destacar que en los últimos años ha presentado una considerable disminución. Por supuesto que existen sanciones o reprimendas, sin embargo, no hay coherencia al momento de aplicarlas, se necesita retomar actitudes de no tolerancia contra cualquier tipo de racismo, por más mínimo que sea.

Para identificar y evitar la manifestación del racismo, debemos conocer todos sus aspectos, ¿En qué consiste?, ¿Qué es? y diferenciarlo de otras ideologías. En pocas palabras, racismo es un concepto, que se derivó del pensamiento humano y hace referencia al comportamiento hostil, que involucra discriminación, menosprecio, violencia, rechazo, etc. Por parte de una o varias personas a otras, aunque claro, el más notorio caso de recismo es por causa de la raza, el color de piel.
Sin embargo, no solo se trata de términos, como los ya mencionados, además, se involucran diferentes ideologías como la xenofobia o el nacionalismo. La xenofobia (“vocablo procedente de las acepciones griegas, “xenos” enxtranjero “fobos” miedo”) se refieren al odio-miedo a todo aquello que es ajeno a la comunidad perteneciente, es decir a los elementos extranjeros; mientras que el nacionalismo es una forma de xenofobia global que incluye factores como el idioma, la religión y la delimitación territorial.

Es importante no confundir los términos; a pesar de que presentan similitudes, cabe destacar que el racismo y la xenofobia se pueden presentar juntos, creando la xenofobia-racista o denominado por Martin Barker como “nuevo racismo”.

José María del Olmo Gutiérrez (2005) establece, en su obra “Las caras del racismo”:

La palabra raza tiene dos acepciones, una técnica y otra coloquial. La primera presenta la siguiente definición “cada uno de los grupos en que se subdivide la especie humana según ciertas diferencias que presenta el cuerpo de los hombres” (…) La segunda, en cambio, aparece con un significado etno-cultural y el concepto de raza es utilizado como equivalencia del pueblo, el grupo humano unido por lazos de sangre, historia y cultura. (p. 9)

Considerando ambos enfoques, raza es el conjunto de características físicas particulares, de una especie, tomando en cuenta el ámbito geográfico e histórico.

Tras conocer su definición y algunos de sus elementos, nos percatamos que es una actividad atroz; no solo atenta contra la dignidad humana, además, se le atribuye, el mayor conflicto de la humanidad, la segunda guerra mundial; tomando en cuenta esos argumentos, me pregunto: ¿Por qué en la actualidad no se ha erradicado?

Es curioso pensar en el racismo como una ideología característica del ser, es decir, aquellos actos que involucren acciones de violencia, se relacionan con la mentalidad del hombre. Este hecho se refleja claramente en su historia, el racismo es tan antiguo como los griegos y tan moderno como los teléfonos inteligentes.

Los inicios del racismo se encuentran principalmente en una actividad conocida como la esclavitud, siendo totalmente inhumana; consistía en ser dueño de un grupo de hombres, que realizaban labores intensivas, sin ningún tipo de remuneración, ni condiciones laborales. En la antigüedad, se consideraba a la raza negra como los mejores candidatos para ser esclavos, por sus supuestas condiciones superiores de resistencia; a pesar de ser una ventaja, esta característica no les favoreció en absoluto.

Sin duda, es sumamente deplorable que sean pocos los personajes que se han dedicado a la lucha contra la esclavitud, aquellos que se vieron afectados por tratar de garantizar los derechos ajenos. Es el caso de Abraham Lincoln, a quien se le atribuye el tratado de abolición de la esclavitud en Estados Unidos o Miguel Hidalgo aquí en México.

“La Historia del siglo XX nos enseñó: los racistas nunca son inocentes.”

(Oppo, 2012).

El movimiento racista de mayor magnitud en las últimas décadas, vio sus orígenes en Alemania, y se extendió por varios países europeos; el nazismo, liderado por Adolf Hitler, tenía como ideología principal que la raza judía es inferior; y que para mantener una especie humana “pura” se deben de exterminar. La segunda guerra mundial es un conflicto considerado como una de las mayores crisis de la humanidad.

¿Es posible que en pleno siglo XXI, después de todas las modificaciones y alteraciones que ha sufrido la estructura del ser humano, tanto física como mentalmente, las cuales lo han consolidado como un ser “racional”, aun existan pensamientos de superioridad solo por la diferenciación de razas?

Sabemos que la vida cotidiana moderna es muy rápida, los medios masivos de comunicación y el fenómeno de la globalización mantienen al mundo en contacto total; y así como existen innumerables ventajas, lamentablemente, hay muchas desventajas. En la web encontramos imágenes en donde se hace referencia a la discriminación racial en forma de burla, escuchamos frases como: “Por eso nadie quiere a los negros” o “¿Es porque soy negro?”. Inclusive, en diferentes ámbitos, como el deportivo, como fue el caso del jugador Colin Kaepernick (2017) quien declaró “No voy a ponerme de pie para demostrar orgullo por la bandera de un país que oprime a las personas de color. Para mí, esto es más grande que el fútbol y sería egoísta de mi parte mirar hacia otro lado” lo que provocó una fuerte crítica y rechazo por parte de los equipos y ciudadanos estadounidenses, por mostrar inconformidad de las acciones de su país hacia las personas “afroamericanas”.

Tristemente, la sociedad considera este tipo de hechos como sucesos “cotidianos o graciosos”, no se percibe la gran repercusión en la estructura de la convivencia, fomentado este tipo de conductas. En estas situaciones debemos de trabajar de manera colectiva, para intensificar actitudes de respeto y tolerancia, comprendiendo que somos seres humanos, con diferentes actitudes, habilidades, características y pensamientos.

El racismo nos impide consolidarnos como seres solidarios, no nos permite ver por el bienestar común, nos convierte en egoístas al pensar que somos superiores solo por las características superficiales o culturales. Sí, se han logrado muchos avances para erradicarlo; como la fundación y mantención de organizaciones a nivel global, las cuales se encargan de proteger los derechos humanos o aquellas situaciones en donde personas de diferente raza representan una comunidad, o un país, en que el progreso debe ser mayor, al grado de romper las barreras, formando no solo un ambiente de respeto, en donde todos se beneficien, y tengan las mismas oportunidades, sino que también uno lleno de paz y tranquilidad. “Tenemos que vivir juntos como hermanos o perecer juntos como necios”

(Martin Luther King Jr., 1964)

Está en cada uno de nosotros mantener y mejorar aquellos cambios realizados por personajes considerados como héroes en el pasado; con un poco de disposición, comunicación, tolerancia y participación constante.